Community Manager Social Media - Marketing online

Puede que ya le hayas dado vueltas a eso de montar una tienda online.

Este año, se está consolidando la tendencia que hace ya algún tiempo predecían los gurús del Marketing Online, acerca de una explosión del comercio electrónico. Existen hoy en día plataformas y herramientas suficientes para que casi cualquier usuario pueda empezar a vender online en tan sólo unos minutos.

No es una exageración. Cada vez están más logrados los canales de venta en Internet, los métodos de pago, el transporte de mercancías. Pero detectamos que se dan las circunstancias para que esta tendencia pueda ser a la vez una experiencia frustrante para aquellas personas que ponen sus ilusiones en ganar dinero vendiendo productos y/o servicios a través de la red.

Más abajo te vamos a contar dos experiencias reales muy recientes que seguro te ayudan a tomar decisiones en tu negocio.

Por eso, hemos decidido escribir hoy acerca de cuáles son alginas de las principales variables que tienes que tener en cuenta cuando decides dar el paso de montar tu tienda online, estés donde estés y vendas lo que vendas. Y lo que vamos a contarte a continuación, tiene como base la experiencia adquirida por nuestro equipo en los últimos años. Clientes que hoy en día venden (algunos mucho…) y otros que tuvieron que abandonar a pesar de que les hablamos no sólo de los pros, sino de los contras. Con este concepto empezamos nuestra lista de consejos:

PROS Y CONTRAS

Cuando quieres vender algo a través de Internet, debes trabajar desde los conceptos más generales a los más concretos. Y una de las primeras preguntas que muchos usuarios no se hacen es: ¿Por qué quiero empezar a vender online algo que ni siquiera he tratado de vender offline? Muchos usuarios intentan lanzarse a la venta online sin antes haber intentado vender fuera de Internet, esto es: cara a cara.

Pensamos muy a menudo que vender en Internet funciona de forma distinta a vender en un comercio tradicional. Y aunque los canales, los formatos de pago, la velocidad son distintos en uno y otro formato, al final, se trata de vender un producto a un cliente. En este caso, pocas personas se plantean que las técnicas para vender en Internet son muy parecidas a las que se usan fuera de la red.

Vender en Internet tiene una ventaja muy clara, por encima de casi cualquier otra: podemos llegar a cualquier persona de la tierra que pueda conectarse a Internet. Pero esta ventaja tiene al mismo tiempo un gran inconveniente: cada persona en la tierra está sometida a leyes, costumbres, tendencias y gustos distintos.

Por eso, te sugerimos que, antes de decidirte por montar una tienda online examines detenidamente los pros y los contras de la mano de un experto.

TOMAR LA DECISIÓN ADECUADA

Parece una cuestión absurda, pero no te imaginas la gran cantidad de usuarios que nos preguntan cuánto cuesta una tienda online sin pensar antes lo que quieren vender, o con una idea muy global del producto y/o servicio que quieren ofrecer a través de Interne.

Esto tiene mucho que ver con las experiencias reales de las que te hablaremos abajo.

Tenemos en mente nuestra capacidad de inversión antes de tomar la decisión de vender online. Pero no nos planteamos la siguiente cuestión: Si supiéramos que haciendo una inversión por encima de nuestras posibilidades para un producto en concreto, tendríamos más garantías de éxito vendiendo en Internet, a pesar de no disponer del dinero en este mismo momento, seguro que trabajaríamos en cómo conseguir esta inversión.

Necesitas pasar por las siguientes fases:

  • ¿Se vende ya mi producto a través de Internet? Es mas… ¿se vende ya mi producto en cualquier otro lugar?
  • Si mi producto se vende… ¿quién lo está vendiendo ya? ¿quién lo hace a través de Internet? ¿A qué precio..?
  • ¿Cuál es el precio de venta con el que tendríamos que competir?
  • ¿Qué volumen de negocio se mueve en el sector? ¿Quiénes acaparan los ingresos de ventas de este producto o gama de productos?
  • ¿Cuáles son los requisitos legales para poder vender mi producto?
  • ¿Dónde se encuentran mis potenciales compradores? ¿En mi país, o en otro país(es)? ¿En mi región? ¿Sólo en mi región?
  • ¿Mi producto es original o tengo que comprarlo a un fabricante antes de venderlo?
  • ¿Le compran más vendedores online el producto a este fabricante?
  • ¿Cuáles son las condiciones legales que imperan en la venta online de mi producto en los lugares de destino?
  • ¿Tengo claros los impuestos locales y de destino de mi producto?
  • ¿Vendo ya mi producto o servicio fuera de Internet? ¿Da beneficios?
  • ¿Conozco mi nicho de clientes? ¿Hay clientes que aún no conocen este tipo de producto?

Cuantas más preguntas te hagas, más sólido será tu proyecto. Si no sabes cómo resolver algunas de ellas, cuenta con un profesional para conformar tu hoja de ruta.

Una vez resueltas estas dudas, estarás en condiciones de dar el siguiente paso:

HERRAMIENTAS.

Ahora que podemos hablar de un proyecto real, conviene determinar los pasos a seguir para empezar a vender online. Suelen ser comunes a todos los emprendedores y todos se basan en utilizar las técnicas y las herramientas más adecuadas.

  1. Plataforma(s). Ya habrás oído hablar de PrestaShop o Magento o de otras plataformas famosas. Todas tienen algo en común: si eres un usuario no profesional, tendrás verdaderas dificultades en montar una herramienta como éstas. Puedes dar los primeros pasos con tutoriales de Internet y puedes incluso llegar a vender algo. Pero lo más normal es que necesites ayuda profesional para establecer tu comercio electronico en una plataforma adecuada. Nosotros, recomendamos trabajar con un número reducido de productos en un CMS diseñado a medida.
  2. Canales. Necesitas saber cuáles son los canales que utilizarás para llegar hasta tus clientes. No basta con montar una tienda online a secas, ya que esto, trasladado al mundo físico, sería como poner tu tienda en el último callejón del último polígono industrial del último pueblo del último país del mundo con un pequeño letrero en la puerta. Para dar este paso, necesitas rodearte de herramientas de publicidad efectiva; te hablamos de ello en el siguiente punto.
  3. Herramientas. Hay muchas (diríamos que miles de ellas) herramientas en Internet para gestionar tu presencia online. Necesitas aplicaciones para analizar tu web, el posicionamiento de la misma, las visitas, su procedencia y comportamiento. Tienes que usar herramientas de análisis de nichos de mercado, de comportamiento de los usuarios en tu esctor, tendencias de búsqueda, desembolso, etc. Hay herramientas para la captación de clientes segmentados, para la fidelización y conversión a venta. Necesitas expandir tu negocio en la red, compitiendo con decenas de miles de usuarios que han pensado lo mismo que tú y que quizá sólo les puedas superar con productos exclusivos o buenos precios; pero para ello, también tienes que lograr llegar hasta ellos.
  4. Imprescindible. Tienes que tener claro que antes de montar tu tiena online, debes gestionar variables como Pasarelas de Pago. Una de las más habituales es la Tarjeta de Crédito a través de TPV Virtual, para lo que tendrás que negociar con tu banco y tener la suerte de que confíe en tu negocio y no te cobre cifras astronómicas por mantenimiento o transacciones. También tienes PayPal para recibir pagos con tarjeta, pero al principio, se lleva más de un 3% de tus ventas. Tienes que negociar con las empresas de mensajería. Todas ellas ya se han adaptado y te ofrecen tarifas concretas para comercio electrónico, sobre todo para la venta en la Comunidad Europea.
  5. ¿Qué más..? Mucho más. Cuantas más variables de tu negocio controles, más éxito tendrás vendiendo en Internet. No es lo mismo trasladar a la red un producto que ya funciona y que vendes en exclusividad, que empezar a vender algo que ya muchas otras empresas comercializan.

 

AHÍ VAN LOS CASOS REALES.

CASO 1.

Hace pocas semanas, un cliente nos pidió que le ayudáramos a poscionar su tienda online. Disponía de una página web con ecommerce desarrollada con PrestaShop y ya tenía cargados miles de productos. Un diseño bastante aceptable, con descripciones completas y gran variedad en interminables categorías.

El sector es la Ferretería y el cliente también tiene su propia tienda física hace bastantes años. Antes de tomar la decisión de ofrecer nuestros servicios, hicimos un pequeño ensayo:

Buscamos en la tienda online de nuestro cliente un producto de precio medio. Se trataba de una caja de herramientas con un precio final de 129 €. Tratamos de comprarla y todo estaba correcto. Pero acto seguido, utilizamos el modelo, la marca y la referencia de este producto para buscarlo en Google. Como era de esperar, gigantes como Amazon, tenían este producto en un precio final de 79 €… ¡Vaya chasco! Seguro que nuestro cliente no podría siquiera bajarlo unos euros para tener un margen digno.

Está claro, nuestro cliente no puede competir en Internet con los precios que tiene. Pero no puede bajarlos apenas, así que si cualquier persona que busque comprar una caja de herramientas y se decida por ésta, lo más normal es que haga comparaciones entre las distintas empresas que ya lo venden. ¿Tú no lo harías? 😉

¿Cuál es nuestra recomendación? En principio no invertr en la venta online, salvo que sea capaz de vender los productos de uno de sus proveedores a un precio muy competitivo y haga esfuerzos de marketing para llegar a sus clientes, con medida paciencia y eligiendo los canales más óptimos; luego llegaría el resto de herramientas. Pero más que esto, le recomendamos que trabajara en vender un servicio o producto basado en la experiencia. Consejos sobre usos, recomendaciones en vídeo, casos reales de clientes. Y también recomendamos limitar el alcance geográfico a la zona en la que está su tienda física.

CASO 2.

Se trata de un cliente al que montamos una tienda online hace unos 6 meses. Se dedica al sector de la panadería industrial y vende sus producto hace más de 15 años no sólo en su zona geográfica, sino en distintos puntos de España gracias a sus agentes comerciales y una labor enfocada en la calidad y el precio final del producto.

En este caso, el objetivo de montar una tienda online, era llegar a los clientes que ya les compran, para facilitarles los pedidos a través de una herramienta online. Al mismo tiempo, usarían la tienda electrónica, para acompañar la labor comercial cara a cara, como catálogo, como aplicación de valoración, etc. De esta forma, no basarán su negocio en la integración a través de Internet, sino que han decidido mejorar sus canales habituales, para dar valor añadido a sus clientes actuales y potenciales.

Tras unos primeros meses de trabajo, sin la necesidad de hacer Marketing Online, han recibido un importante número de visitas y han aumentado las ventas gracias a la prolongación de su negocio. Pero, hay algo que tenían bastante claro: su éxito está en la calidad del producto, no en el canal de venta.

Eso es todo por hoy. Si quieres saber más sobre cómo montar una tienda online, nosotros te ofrecemos nuestra asistencia gratuita. No lo dudes, haciendo bien nuestro trabajo, lograremos dar alas a tu negocio. Contacta ahora si quieres recibir más información sobre las tiendas online.

Nos vemos pronto!

Comparte!

Comparte esto con tus amig@s!

Shares